Los supermercados destruyen empleo

La apertura de un gran centro comercial, un supermercado… siempre va asociada a la promesa de creación de empleo, dinamización de la economía local, precios accesibles y, en definitiva, a progreso. Pero, ¿la realidad es así? NO.

En realidad, supermercados y creación de empleo son opuestos. Son varios los estudios que señalan como la apertura de estos establecimientos implica, consecuentemente, el cierre de tiendas y comercio local y, en consecuencia, la pérdida de puestos de trabajo (mucho mayor de los que se crean en el supermercado de turno).

Y si desaparece el pequeño comercio disminuyen, también, los ingresos en la comunidad, ya que la compra en una tienda de barrio, repercute en mayor medida en la economía local (a través de la compra de productos locales, salarios de los trabajadores y dinero gastado en otros negocios), a diferencia de la compra en una gran superficie (puesto que sus beneficios viajan a los despachos de los consejos directivos y empresarios en cualquier paraíso fiscal).

Asimismo, debemos preguntarnos qué clase de empleo fomentan supermercados, cadenas de descuento e hipermercados. La respuesta es fácil: jornadas laborales flexibles, contratos a tiempo parcial, salarios bajos y tareas rutinarias y repetitivas. Y, ¿qué ocurre si decides organizarte en un sindicato y luchar por tus derechos? Que si tienes un contrato en precario, más vale que te vayas despidiendo de tu trabajo. Wal-Mart, el gigante del sector y la multinacional con un mayor número de trabajadores en todo el mundo, es el ejemplo por antonomasia. Su eslogan “Siempre precios bajos”, quizá podría sustituirse por el de “Siempre sueldos bajos”.

Pero aquí no acaban las consecuencias negativas. Desde los campesinos, que son los que más pierden con las grandes superficies, obligados a acatar unas condiciones comerciales insostenibles y que les condenan a la desaparición, hasta consumidores instados a comprar por encima de sus necesidades productos de mala calidad y no tan baratos como parecen, hasta un tejido económico local que se fragmenta y descompone. Éste es el paradigma de desarrollo que promueven los supermercados, donde una gran mayoría salimos perdiendo mientras unos pocos siempre ganan.

Artículo completo de Esther Vivas en PUBLICO 7/2/2013

Etiquetas: , , , , ,

About Pedro MM

Treintañero, trabajador de la sanidad pública, disfrutando de la crianza con Marina y dos hijas, lector curioso, convencido del decrecimiento y el buen vivir, del proceso creativo por encima del resultado, de la bioconstrucción y la comunión con la tierra, del mestizaje y la koinonia/comunión. Militante de HOAC, socio de WWF y de Asoc Defensa Sanidad Pública. En fin, indignado con la que está cayendo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

GACETA DE LEVANTE

Recursos para comprender y afrontar las crisis de nuestro tiempo: la económica, la ética, la ecológica...

HOAC Murcia

Recursos para comprender y afrontar las crisis de nuestro tiempo: la económica, la ética, la ecológica...

EUTOPÍA

Un buen lugar para el encuentro con las publicaciones de la HOAC

Principia Marsupia

"Descifrar lo que está delante de nuestros ojos requiere una lucha constante" Orwell

Blog Miguel Jara medicamentos salud industria farmacéutica

Bufete Almodóvar & Jara, Enfermedades inventadas, Industria farmacéutica, Marketing del miedo, Medicamentos peligrosos, Medicina, Salud ambiental, Vacunas

Melocotonazos

Gnu/Linux, Bilingüismo y cosas de la vida.

Pangea

Psicología y Psicoanálisis

A %d blogueros les gusta esto: